Siempre supe que si algún día me casaba, Víctor sería el fotógrafo de mi boda. Por su sensibilidad, por su elegancia, por captar pequeños detalles, por su buen gusto, por su amabilidad …

Y no nos ha defraudado. Tenemos un reportaje fotográfico precioso, captando todos los momentos y muchos otros que pasan desapercibidos pero que él destaca con maestría.

¡Gracias, Víctor, por todo!